Comenzamos el camino de 2019

En La ruta por Ana VelázquezDejar un comentario

Más de  peregrinos participaron en la 1ª marcha de las II Jornadas Teresianas de Peregrinación y Cultura este sábado 6 de abril.

Este modelo de realizar todo el camino teresiano “De la cuna al sepulcro” se llevó a cabo por vez primera el año pasado, con motivo del Año Jubilar Teresiano. Son cinco marchas programadas en las que se recorre esta ruta teresiana, siguiendo los pasos de Teresa de Ávila, peregrinando con el objetivo de llegar a la meta y conocer las zonas de las provincias de Ávila y Salamanca por las que discurre.

Esta 1ª marcha recorrió el tramo Ávila-El Oso. A pesar de las previsiones meteorológicas, los peregrinos se concentraron a las 8 de la mañana en las puertas de la Iglesia de La Santa, en Ávila. Después de recibir la documentación necesaria, la credencial para ir sellando en las localidades y un buen desayuno, en la Iglesia se recibió la bendición de peregrinos por parte del Carmelo Descalzo.

El tiempo se barruntaba desapacible y, a pesar del viento, los peregrinos llevaron un buen paso en el camino. Se llegó a Narrillos de san Leonardo acompañados de la policía local abulense. Eran las 12,30h. cuando los peregrinos llegaron a Cardeñosa, donde la Asociación “De la Cuna al Sepulcro” ofreció el avituallamiento y un poquito de descanso. La siguiente parada, ya con bajando al terreno morañego, fue Peñalba de Ávila  y su Ermita del Santísimo Cristo de Santa Teresa en la que se venera una imagen de la Santa arrodillada ante un Crucificado.. Un refrigerio de frutos secos, fruta y agua ayudó a los caminantes para el siguiente tramo.

El camino llevó hasta Gotarrendura, con las nubes amenazando lluvia que no llegó. Antes de continuar camino se visitó el Palomar y el recinto de la Casa-Palacio con el huerto de Teresa de Ahumada, lugares que marcaron su vida y que refiere en sus escritos: las palomas, los palomares asociándoles a sus conventos o fundaciones; las maneras de regar el huerto: el pozo, la noria, el arroyo –extrapolándolas a los grados de oración–; las moreras, los gusanos de seda… imágenes en suma que La Santa presenta en sus obras.

Tres km más y se alcanzó por fin la localidad de El Oso. Total 27km andados por los caminos de Teresa. Allí se repusieron fuerzas con la un buen plato de patatas revolconas. Terminó la jornada con la visita a varias de “las islas” del museo al aire libre que posee esta localidad.

El 11 de mayo será la II de las cinco jornadas entre Papatrigo y Rivilla de Barajas.

Leave a Comment