Algunos consejos:

– Calcula las etapas midiendo tus fuerzas. Ten en cuenta también que en Castilla, en verano el sol es fuerte, y hay pocas fuentes en el camino; y que por la noche desciende bastante la temperatura.

– Muchos de los pueblos que recorrerás son pequeños. Consulta dónde hay alojamiento y comida, te aconsejamos también que contactes previamente, para reservar sitio. Para el desayuno, pregunta, la víspera, si algún bar o restaurante lo ofrece, y a partir de qué hora. Considera también la posibilidad de comprar en una tienda tu desayuno, sobre todo si sales muy temprano.

– Las personas y los pueblos que encontrarás son hospitalarios. Pero ten en cuenta que ser peregrino implica una actitud de gratuidad que no exige, y que agradece los gestos de hospitalidad que se reciben.