Y LLEGAMOS AL FINAL (O PRINCIPIO) DEL CAMINO

En La ruta por Ana VelázquezDejar un comentario

La V y última Jornada Teresiana de Peregrinación y Cultura en la ruta “De la Cuna al Sepulcro”, se celebró este pasado sábado 13 de octubre con una participación de más de 150 peregrinos, bajo el título “Raíces”, con la que se cerraba este año especial de peregrinación transitando entre las campiñas de la Moraña y las tierras altas de la Sierra, uniendo dos puntos muy presentes en los orígenes y la vida de Teresa de Ahumada, nuestra Santa Andariega: Gotarrendura y Ávila.

Pasadas las 8 de la mañana, en un día que se preveía muy especial y emotivo, comenzaron a concentrarse los peregrinos en la plaza del Ayuntamiento de Gotarrendura para recoger la información de la jornada y la credencial que irían sellando a lo largo de la jornada y que junto a las credenciales de las otras cuatro jornadas acreditarán a cada peregrino un camino de más de 130Km, que en este año jubilar teresiano les hará ganar el jubileo y las indulgencias junto a las condiciones normales.

Antes de comenzar a caminar se visitó el Palomar y el recinto de la Casa-Palacio con el huerto de Teresa de Ahumada, lugares que marcaron su vida y que refiere en sus escritos: las palomas, los palomares asociándoles a sus conventos o fundaciones; las maneras de regar el huerto: el pozo, la noria, el arroyo –extrapolándolas a los grados de oración–; las moreras, los gusanos de seda… imágenes en suma que La Santa presenta en sus obras

Comenzó la peregrinación hacia Peñalba de Ávila  descubriendo a escasos kilómetros del municipio los restos de la iglesia del Despoblado de Garoza  y su preciosa leyenda de las hormigas o termitas. Después de un pequeño descanso en el que el ayuntamiento de la localidad ofreció fruta y agua a los seguidores de los pasos de Teresa, les despide la Ermita del Santísimo Cristo de Santa Teresa en la que se venera una imagen de la Santa arrodillada ante un Crucificado.

Se siguió el camino atravesando la calzadilla de época romana para llegar a Cardeñosa cuna de Isabel de Santo Domingo, discípula de Santa Teresa y priora de los conventos de Toledo, Pastrana y Segovia por deseo de la Santa. Un avituallamiento repuso las fuerzas para llegar a Narrillos de San Leonardo, próximo a la capital, un lugar de silencio e introspección.

A medida que se avanzaba, la expectativa y emoción de los peregrinos aumentaba, pues ya se visualizaba la ciudad amurallada. Una bajada, primero, y una pequeña subida después para llegar a los Cuatro Postes, donde esperaban a los peregrinos el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, el Presidente de la Diputación de Ávila, Jesús Sánchez Cabrera, el Diputado Provincial de Turismo, Rafael Pérez Nieto, y los diputados provinciales Mariano Robles Morcillo y Jesús Martín García (viceportavoz de la Diputación), que caminó los 22 kilómetros de esta jornada.

La propia Santa Teresa de Jesús (Candelas Pérez) daba la bienvenida a los peregrinos que habían seguido sus pasos y habían culminado su camino llegando a su ciudad natal, a su Castillo Interior, y les daba las gracias por ese viaje y trabajos y, por supuesto, les recomendó no olvidar el por qué habían comenzado y terminado ese camino que les había llevado seguramente a conocerla a ella, su vida, su obra.

Terminó la Jornada consiguiendo el Jubileo, pasando por la Puerta Santa, participando en la Eucaristía oficiada por el Sr. Obispo, que acompañó a los peregrinos en este último esfuerzo, y recibiendo la acreditación de haber peregrinado más de 100 Kilómetros, la Andariega.

Felicidades a todos los que consiguieron La Andariega y, sobre todo, felicidades a aquellos que  llegaron a su propio Castiilo Interior ayudados por nuestra Santa

 

Leave a Comment